Llegar a tu propósito es realmente algo sencillo

Sí, llegar a tu propósito debería ser algo sencillo. Como toda Verdad, la Verdad siempre es sencilla. Lo complicado es la mente humana.

En una de mis canalizaciones de Registros Akáshicos pregunté cómo reconocer la Verdad de lo que no lo es. La respuesta fue muy sencilla (todas las respuestas del alma son sencillas). Se me dijo lo siguiente: La Verdad no es liosa, no es complicada, no es un laberinto. Por el contrario, es directa, es clara como el agua. Te llega de repente y no se hace ninguna pregunta pues NO HAY DUDA.

La ‘No Verdad’ es aquello que para comprenderlo tenemos que pasar por un camino lleno de obstáculos, tal cual una bola de lana que tenemos que desliar o un cubo de rubik que tenemos que resolver.

Es increíble cómo nos gusta a los humanos dar vueltas como una croqueta en un charco de confusión.

Reconócelo: ¡¡Nos gustan los acertijos!! ¡¡Nos gustan los problemas difíciles de resolver!! Pero esto NO TE LLEVARÁ A LA VERDAD QUE BUSCAS, esto es simplemente tu mente disfrutando del desafío que le has dado.

Intentaré ponerte un ejemplo gráfico:

Este es el lío mental que tú mismo te creas para llegar a tu Verdad
Esta es tu Verdad, se presenta fácil

Pero, ¿qué quieres decirme con todo esto Cristina? No sé si me sigues, pero lo que quiero es que aprendas a reconocer cuando estás cayendo en el patrón automático de regocijarte en tu mierda confusión mental que solo te aleja aún más de tu Verdad.

No es casualidad que la física cuántica diga que nuestro mundo exterior es el reflejo de nuestro mundo interior…pues, ¿cuántas veces has ordenado tu casa y de repente tus ideas también se han ordenado? Porque en un cajón lleno de objetos (tu mente) no vas a encontrar nada. Necesitas ordenarlo y solo conseguirás ordenarlo si estás [email protected]

Esto me recuerda mucho a aquellas figuritas de cristal típicas de Navidad con “nieve” dentro que agitamos pero que solo cuando las posamos sobre una superficie somos capaces de ver lo que tienen dentro con claridad.

Encontrar tu Verdad sigue el mismo proceso: cuando deseas encontrar claridad no la encontrarás haciendo cálculos, enfadándote contigo mismo o delante de una pantalla…La encontrarás cuando eliminas el ruido.

Por esto los gurús de consciencia dicen que todo lo que tiene que ser, ES. Simplemente. Y con esto quiero decirte que todo lo que está destinado a ser, fluye. Fácilmente, simplemente. No hay que luchar para llegar a ello. No hay que hacer malabares ni resolver acertijos.

Cuando algo es Verdad, se te presenta muy simple. Porque piénsalo, la mentira es algo bien complicado…¡hay que pensar! En la Verdad no necesitas pensar, tan solo SER.

Tan solo ser, como esta flor de jazmín…

Esto es solo el prólogo de lo que realmente quiero hablarte que es sobre tu propósito vital o Ikigai…¡Perdón por la Intro! Pero era imprescindible que comprendieras cómo llegamos a una Verdad primero.

Tu propósito vital, Ikigai, vocación laboral (o como prefieras llamarlo) está muy relacionado con aquello que estás haciendo toda la vida y esto que has hecho siempre es una Verdad a la que debes llegar.

Es decir, llegar a su encuentro es super sencillo aunque realmente lo compliquemos mucho. Sé que es muy típico decirte esto pero a veces solo necesitas desvincular el dinero para darte cuenta de aquello que harías incluso gratis. También está vinculado con aquello que haces cuando no tienes ninguna obligación o responsabilidad pues es tu Venus (la conexión con tu disfrute).

Ejemplo: yo estoy escribiendo este post gratuitamente. No me pagan por ello. Cuando termine de redactar esto probablemente me vaya a la playa con un cuaderno o uno de mis libros de autoconocimiento, espiritualidad, psicología…Así es cómo yo hago uso de mi Venus, de mi disfrute.

Problamente contándote esto ya te haces una idea de lo que me mueve (yo también), pero por falta de valor muchas veces he vivido des-alineada sacrificándome en tareas/trabajos que no me definían.

Sé lo que es vivir con esa sensación de no estar alineado, se siente como vivir una vida que no es la que has venido a vivir. Y para salir del estado de “des-alineamiento” es imprescindible saber qué árbol eres, porque si no sabes qué árbol eres tampoco sabes cuáles son tus frutos…Entonces te la pasarás mirando al árbol de al lado porque da unas manzanas preciosas y tú, sin embargo, estás dando limones! (Pero qué buena limonada tienes y no te habías dado cuenta…)

Ayudarte a reconocer el valor propio, reconocer quienes somos, cuál es nuestro propósito, nuestra esencia, es una de mis pasiones porque también ha sido una gran herida mía. Ya sabes cómo funciona esto de la sanación: solo cuando uno está herido sabe cómo puede sanar la herida de otro (porque sabe lo que duele y qué “remedios” le han funcionado).

La Astrología Psicológica es una de las herramientas que yo utilizo para el autoconocimiento pues personalmente me ha ayudado a eliminar toda la confusión y dirigirme poco a poco a este centro. ¿Y sabes qué? Sería realmente egoista por mi parte no compartir esta poderosa herramienta contigo.

En una lectura de carta natal completa o de Ikigai Astrológico puedes recordar cuál es tu esencia, en qué ámbito de la vida has venido a desarrollarte, cuáles son tus talentos, cuál es tu mejor forma de monetizarlos, cómo disfrutas, cómo tomas acción, qué es lo que necesitas, cuál es el propósito de tu alma

Y ojo, no dije saber, dije RECORDAR. ¿Por qué? porque realmente todas las respuestas están en ti. Pero ya sabés lo bien que sienta cuando alguien te confirma aquello que dentro de ti ponías en duda.

Todos merecemos vivir en nuestro Elemento, todos merecemos estar en NUESTRO CENTRO y solo conseguirás llegar a él si te animas a salir del laberinto!

Add A Comment